La proteína es un macronutriente, lo que significa que el cuerpo requiere una gran cantidad

Las proteínas proporcionan una fuente de beneficios para la salud. Esto no significa que debamos comprar cubos de proteína en polvo o llenar la nevera con libras de carne magra. La ingesta de proteínas es diferente para cada persona según la edad y la intensidad de la actividad física diaria, por ejemplo.

Más no siempre es mejor cuando se trata de la ingesta de proteínas. Una sobreabundancia es típicamente innecesaria para mantener un cuerpo saludable. Desafortunadamente, la comercialización de las proteínas ha hecho que muchos culturistas, atletas y personas activas engullan más de lo que necesitan diariamente. Aunque todos los macronutrientes deben ser considerados para una óptima condición física, es importante entender la ingesta de proteínas y su función.

La función de las proteínas

La proteína está compuesta por una cadena de aminoácidos con numerosos beneficios para la salud de nuestro cuerpo. Cada molécula de proteína tiene un trabajo específico. La proteína es responsable de la estructura, función y regulación de las células, tejidos y órganos del cuerpo. Es fácil entender la emoción que rodea el poder de la proteína y la tentación de creer que más, es mejor.

¿Para qué sirve la proteína?

La proteína es un componente importante en cada célula del cuerpo humano. Nuestro cabello y nuestras uñas están compuestos en su mayoría por proteínas. La proteína es necesaria para construir y reparar tejidos y para regular las enzimas, hormonas y otros químicos del cuerpo. La proteína juega un papel importante como un bloque de construcción para los huesos, la sangre, la piel, el cartílago y el músculo.

La proteína no es almacenada por el cuerpo y no puede ser extraída como fuente de energía. Los otros macronutrientes esenciales, los carbohidratos y las grasas, proporcionan la energía necesaria para la vida y el ejercicio. Debido a que la proteína se obtiene principalmente de los alimentos que comemos, muchos creen que consumir grandes cantidades durante todo el día es la solución para una óptima condición física. Esto simplemente no es cierto. 

Requerimiento de proteínas

Los requerimientos de proteína son a menudo mal entendidos debido a las exitosas afirmaciones de marketing de su capacidad para crear masa muscular magra. Eso está muy bien, pero el enfoque debe estar en la calidad y cantidad de proteína consumida en forma individual.

El consumo de proteína por encima de la dosis diaria recomendada sigue siendo un tema controvertido y en constante revisión. La posición del Comité de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva recomienda que “la ingesta de proteínas de 1,4 – 2,0 g/kg/día para individuos físicamente activos no sólo es segura, sino que puede mejorar las adaptaciones de entrenamiento para el ejercicio”.

El énfasis de esta declaración se basa en que los individuos se comprometen a hacer ejercicio regularmente y a llevar una dieta equilibrada y densa en nutrientes. Las investigaciones también indican que las personas activas y los atletas pueden beneficiarse de un suplemento proteínico adicional para satisfacer las necesidades diarias de proteínas. 

Conozca sus propias necesidades

Las necesidades de proteínas variarán para cada persona teniendo en cuenta un estilo de vida sedentario o regularmente activo, para el atleta empedernido. Todo el mundo quiere creer que comer toneladas de pollo, tomar batidos de proteínas y comer barras de proteínas va a poner músculo en su cuerpo por arte de magia. El entrenamiento de resistencia es lo que crea músculo magro y la proteína tiene el trabajo de reparar el daño. Es la sinfonía del ejercicio y la ingesta de proteínas combinada lo que hace que el crecimiento muscular ocurra.

Cada uno de nosotros tiene un estilo de vida diferente cuando se trata de la actividad física, desde niños hasta ancianos. La edad variada y la actividad física ayudan a definir la cantidad diaria recomendada de proteínas. Actualmente y de acuerdo con el Instituto de Medicina, la cantidad diaria recomendada de proteínas se calcula utilizando 0,8 gramos de proteínas por kilogramo de peso corporal.

Por ejemplo, un hombre adulto no activo que pese 160 libras necesitaría 58 gramos de proteína por día. La cantidad diaria recomendada para los niños es de 1,5 gramos de proteínas, de 0,8 a 1,5 gramos para los ancianos y de 1,2 a 2,0 para los atletas por kilogramo de peso corporal.